miércoles, 28 de abril de 2010

Santa Rita: lo que se da no se quita


¿Quién dice que estamos en crisis? Hoy han llegado a Barcelona miles de aficionados italianos deseos de poder ver el encuentro entre el F.C. Barcelona y el Inter de Milán. La ciudad se encuentra inundada por el negro y azul de las camisetas italianas, el aire está impregnado por los gritos de estos tifosis y el ambiente se encuentra recargado entre lo que parece tensión y diversión. Podríamos decir con una posibilidad de cálculo muy pequeña que los bares, tiendas y hasta el propio club catalán hará su particular “agosto”. Sin embargo, no todos tienen entrada y la pena es que están tan desesperados que cualquier precio es poco: es la hora de la reventa. La reventa consiste en la venta de entradas entre dos personas de forma que la que vende ya la haya comprado en taquilla. Debido a la gran demanda existente, su precio se dispara por lo que si una persona compra en la reventa, el partido le sale por un ojo de la cara.



Pasos: el pequeño grupo de personas que venden en la reventa tiene sin duda el pan de mañana para sus hijos. Por una entrada que le ha costado 100 euros puede revenderla por 400. Es ilegal obviamente, pero la ley en este país es para los tontos. Siempre puede estar vendiendo un bolígrafo o cualquier artilugio de poco valor. “Pero que dice señor agente, ¡si solo estaba vendiendo un ping del Betis!”
Dobles: Es, sin duda alguna, las personas que compran las entradas. Estafadas a más no poder, no tendrán más remedio que apretarse el cinturón a final de mes. La pena es que son muchos y es muy difícil detectarlos a todos. Después hay crisis. ¿No sería más productivo verlo desde el bar Paco?
Pasivo: si bien podríamos decir que el club debido a que son en estos casos generalmente cuando el estadio se llena, no estaría bien porque el beneficio realmente se lo está llevando las personas de calle por multiplicar el precio. Sin embargo, no podemos olvidar a aquellas graciosas series y escenas televisivas que ridiculizan esto y nos hacen pasar buenos ratos delante del televisor.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada